Crean baterías de litio que pueden absorber el CO2 para alimentarse

terralink 26 Oct, 2018 Blog

Todo el mundo sabe que el mundo tiene un grave problema de dióxido de carbono, pero una forma ingeniosa y potencialmente rentable de lidiar con nuestro excedente de CO2, es transformarlo en energía.

Durante años, los científicos han buscado formas de capturar carbono y almacenarlo bajo tierra o incluso potencialmente en el océano. Pero un nuevo sistema podría ofrecer una poderosa ventaja sobre estos esfuerzos.

Un nuevo tipo de batería desarrollada por investigadores del MIT podría estar hecha en parte a partir del dióxido de carbono capturado en las plantas de energía.

En lugar de tratar de convertir el dióxido de carbono a productos químicos especializados que utilizan catalizadores metálicos, lo que actualmente es un gran desafío, esta batería podría convertir continuamente el dióxido de carbono en un carbonato mineral sólido a medida que se descarga.

Hasta el momento, la investigación aún no está lista para su uso comercial, pero los experimentos muestran que la técnica de la amina es competitiva con otros métodos para las baterías de gas de litio, aunque hay áreas definidas para mejorar.

Principalmente, el sistema de baterías actualmente está limitado a 10 ciclos de carga y descarga, una severa restricción que deberá ser aumentada drásticamente si queremos usar estas baterías de litio-carbono para cualquier propósito serio.

“Los desafíos futuros incluirán el desarrollo de sistemas con una mayor rotación de aminas para abordar el funcionamiento casi continuo o la vida útil prolongada, y para aumentar la capacidad alcanzable en potencias más altas”, escriben los autores en su artículo.

En última instancia, reconocen que pasarán años antes de que este tipo de tecnología de batería pueda usarse para impulsar las cosas que la gente realmente necesita.

Pero con cada pequeño obstáculo que superamos, nos estamos acercando a ese objetivo final, al mismo tiempo que ayudamos a resolver uno de los dilemas ambientales clave de la actualidad (y de una manera que es más útil que simplemente trasplantarlo bajo tierra y fuera de la vista).

“Las baterías de dióxido de carbono y litio están a años de distancia”, explica Gallant, pero al menos si podemos convertir el CO2 en algo así como un componente de la batería, es “una forma de secuestrarlo como un producto útil”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *